Articulos sobre arte y educacion.

El artista creador ante la magia del grabado.

Ana Pasarin c.1978

Ante la necesidad de expresión que tiene todo individuo, existe la posibilidad de manifestarla libremente, cuando se ha encontrado el camino acertado. Las artes plásticas se convierten en un poderoso medio de comunicación, cuando son orientadas en el camino del conocimiento técnico por las vías de la creación.

Dentro de las diversas técnicas plásticas, el Grabado es extraordinario vehículo expresivo, que permite al artista grabador «volcar» su mundo interior a través de las incisiones que realiza en la placa, creando imágenes, buscando siempre el equilibrio de masas de blanco y negro, enriquecidas con el empleo de grises logrados por ritmos texturados.

Mientras «crea» la imagen en el boceto, ya está ordenando su mensaje plástico, cuando ejecuta el grabado descarga la fuerza, es cuando el grabador asiste a la culminación de esta labor mágica: el instante de ver impresos las huellas que ha ido dejando con la herramienta, el momento sorprendente en el que asoma en la estampa todo el caudal expresivo del artista que ha sabido disponer de la técnica al servicio de su creación.

Estos seis artistas, creadores desde todo punto de vista, que utilizam el linoleo o la madera, en la que incide la gubia, muestran una personalidad bien definida en cada caso y sus hallazgos son individuasles en todas las ocasiones, por lo que descubrimos grandes posibles valores para un arte que fué tan importante en Galicia en los primeras décadas del siglo para ser luego abandonado. Quizá aquí esté la semilla de un florecer del grabado.

'Sobre El Arte'

Castro Couso 2002

En el arte, como en toda actividad humana hay pioneros, que buscan nuevos caminos, en esa búsqueda pueden equivocarse pero también pueden hallar el camino correcto. Por lo tanto no siempre lo nuevo, lo incomprensible debe ser siempre despreciado, sino todo lo contrario debe ser alentado en busca de la nueva verdad ya que la verdad anterior debe adaptarse a los nuevos tiempos.

Algunos pregonan en arte la verdad. Pero… ¿Qué es la verdad? Lo que es para unos la verdad, para otros no lo es.  Esto nos confirma que la supuesta verdad es otra cosa que en la pintura está más allá de las apariencias.

Hubo tiempos en que la pintura sobretodo tuvo una utilidad práctica, era un modo de narrar, de expresar circunstancias, hechos y retratos de una forma que no se podía hacer de otro modo.

Hoy todo eso se hace también, pero de un modo, hasta más perfecto si se quiere, que es la fotografía y el cine, y aún todas las posibilidades que ha dado la técnica posteriormente, como es el ordenador.

Una vez que la descripción de hechos y cosas se hace de modo muy superior, ¿Para qué es la pintura? Ahí nos hallamos entonces en la clave de todo el problema : se sigue pintando, sigue habiendo un público para la pintura, aún sabiendo que la fotografía se inició a mediados del siglo XIX. Entonces si después de ese siglo y medio hay pintores, hay contempladores y coleccionistas por algo debe ser.

Es que la pintura ha servido para expresar cosas que de otro modo no se podian expresar, significa que la pintura es algo mas que representación, ese algo más es lo que realmente debemos averiguar Qué Es.

Si la representacion de algo fuera lo importante de la pintura, todos los artistas lo harían igual. Sin embargo todos fueron distintos, eso significa que en las obras hay algo mas que lo representado. Hay precisamente la personalidad del artista, y todo lo que ello involucra. En la obra está el artista de algún modo representado. Allí están sus vivencias, sus creencias, su sensibilidad sus gustos etc.

Por supuesto que no le pedimos al espectador que vaya a buscar esas motivaciones en la obra.

Allí está todo el artista, en lo bueno y en lo malo, ¿Qué tenemos que ir a buscar allí? No nos interesa si fue un asesino, (que los hubo y muy importantes), si fue un benefactor de la humanidad, nada de eso nos interesa, lo válido es precisamente lo que la obra contiene, lo que la personaliudad del artista ha dejado en ella, voluntaria o involuntariamente. La obra es su sello. La obra es él. Pero la obra es la parte más sublime del pintor. La obra es más importante que el pintor mismo. Por ello debemos contemplarla siempre con respeto.

Entonces es cuando debemos tener en cuenta que para que el espectador observe con respeto una obra, tenemos que pedirle al artista que también sea respetuoso con el público, ya que en estos tiempos tan confusos no podemos decir de todos los supuestos pintores que sean respetuosos. El momento es dificil. Una gran parte del público confiesa que no sabe nada, entonces hay gente que se hace pasar por artista arrojando en la tela, el cartón, el papel, la tabla, montones de pintura o cualquier otra cosa, total : «el público no sabe nada».

Y es verdad, pocos saben ver un cuadro, pocos son los que no se dejan engañar. Pero ¿qué se puede hacer? Antes era muy fácil. Si se parecía a algo, era una buena pintura. Sin embargo observando la historia del arte nos damos cuenta que no siempre fue tan fácil desde el punto de vista que algunas obras aportaban algo más que lo representado. Ese algo más es lo que hoy debemos buscar en la obra, eliminado ya el valor del tema en la obra. Ese algo más en la obra, eso es lo que debe hacernos sentir y para ello hay que «aprender a ver».

Veamos:

Antes veian pintura algunos privilegiados: la gente rica que encargaba obras a los artistas y los amigos de los pintores que visitaban los talleres, pero la gran oportunidad de ver pinturas fue la iglesia que como medio de instruir a la feligresía siempre encargaba obras de temas religiosos.

Hoy existen los Museos en donde se pueden ver obras de todos los tiempos, pero la gran oportunidad de ver pintura son las galerias de arte que son simples comercios donde se puede entrar a ver pintura sin ningún compromiso, pero cuyo fin último (o primero) es la venta, y por lo tanto disponen las obras colgadas para verlas del mejor modo posible.

El público ve las obras sin necesidad de hacer consulta alguna, pues si decide comentar algo sobre las obras expuestas recibirá siempre respuestas confirmatorias acerca de la gran calidad de la obra expuesta, es decir: no podemos recibir ayuda alguna para nuestra contemplación. Si la exposición no espera fines económicos no por ello será de ayuda puesto que los organizadores de la muestra deben mostrar su conocimiento, por lo tanto, no nos pueden decir nada para nuestra libre contemplación de la obra.

Esa «libre contemplación» es lo más importante.

Ello significa que todo lo que se pueda decir acerca de la pintura puede ser negativo, pues la obra debe ser contemplada con total libertad. El simple hecho de haber leido biografías del autor de las obras ya está influyendo en su apreciación. El catálogo, siempre elogioso, que está a nuestro alcance, a veces con verdaderos poemas de elogio, ya pesa terriblemente sobre nuestra visión.

Por ello debemos acudir totalmente limpios de toda influencia.

Estar frente a la obra y esperar. Eso eso es todo.

1º – Cuidado con nuestra imaginación, lo que debemos ver es lo que está allí, no lo que nuestra imaginacion quiere ver.

2º – No esperemos un mensaje. No tratemos de desentrañar un posible significado.

3º – Sobretodo no nos dejemos engañar por lo representado, que al fin y al cabo no es más que el punto de partida para la realización de la obra.

4º – No es necesario decir que no debemos asistir a la galeria en función de críticos ni de profesores para ver si han pintado bien la obra. Error muy común que sólo sirve para no recibir los verdaderos valores de la pintura.

Pero entonces ¿qué debemos ver?

-Lo que el cuadro quiera decirnos.

Él manda y nosotros debemos obedecer

Necesidad de crear Talleres de Artes Plásticas en las escuelas.

Ana Pasarín c.1977

Estamos convencidos de que todos los seres humanos tienen un caudal de capacidades de expresión, sentimiento, creación. En sus primeros años de vida, todos, en mayor o menor medida, manifiestan esa necesidad y llegan a expresar su capacidad de sentir, imaginar, soñar, crear!

Pasados ya unos pocos años más, yo diría habiendo pisado el umbral de la ESCUELA, comienza a debilitarse el ser humano sensitivo, capaz de emocionarse ante el vuelo de una mariposa, ante la forma misteriosa de una piedra, comienza a dejar de ser «individuo» mágico pensante y creador para empezar a integrar la «masa» escolar, uniforme, receptora y repetidora de canones preestablecidos por los adultos.

La posibilidad de cambio y avance está sin duda alguna en el individuo, en el educador que tiene a su cargo y responsabilidad la guía y orientación de los niños. Resulta para el educador demasiado cómodo y lamentablemente falto de conciencia educadora el descargar culpas y responsabilidades al imponente e intocable «programa» que debe cumplir y el cual no incluye materias o asignaturas formativas de la personalidad de los niños.

Por qué se sigue insistiendo en la instrucción, y no se orienta formando al individuo?

Por qué se continúa considerando a los niños simples receptáculos de conocimientos impartidos o impuestos por los adultos y no como seres con personalidad en constante desarrollo, la cual se debería alimentar con materias que ayuden al crecimiento de una personalidad creadora, investigadora, pensante y actuante.

De algún modo, habrá quienes reconozcan la importancia de las actividades plásticas como una de las materias formativas de la personalidad.

 

 

¿Existe educación creadora?

Ana Pasarín 1977.

Cada vez que surge el tema: educación artística del niño, corremos el riesgo de escuchar comentarios funestos acerca de ello; y esto ocurrirá mientras no se tome conciencia de que el objeto de la educación es el niño y que la educación artística es de fundamental importancia para el desarrollo integral de la personalidad.

Pero mientras se siga pensando que se puede «enseñar» mediante copias de postales, por ejemplo, como hemos observado en varias escuelas y en tres concursos de pintura, en Vigo, y que la finalidad será acercarse lo mejor posible a ese modelo ya establecido y estandarizado, seguiremos con mentes conformadas, moldeadas dentro de un mismo esquema que , ademas de equivocado, al ser un esquema e imponerse, es negativo.

Un ser humano debe ser considerado individuo, y no masa; por tanto no se pueden imponer moldes o modelos y obligar a copiarlos fielmente. Pues en este caso, ¿qué ocurre con su personalidad? ¿Con ese fundamental aspecto del ser?: queda anulado y en su lugar, aparece ese pobre don nadie que no es capaz de pensar, actuar, decidir por sus propios medios, pues desde pequeño, han pensado por él y lo único que él ha hecho ha sido repetir, memorizar, jamás crear, jamás inventar e imaginar.

En busca de una sociedad masificada se ha estado luchando durante todo un período que necesitaba que esos seres se movieran como marionetas, al ritmo de los hilos tendidos con determinados fines (que no eran exactamente los positivos para el ser humano). Como esa influencia ha sido muy larga y muy negativa y sobretodo porque actuó en la mente de los hombres, será muy difícil y lento el necesitado cambio en la educación; dificil y lento porque ante todo deberá modificarse la mentalidad de aquellos que tengan en sus manos la orientación y guía de la educación.

¿Qué pretendemos entonces los que defendemos la actividad creadora del niño, a través de las artes plásticas? Pues algo que a simple vista parecería superficial, pero que en realidad es profundamente serio y definitivo en la vida futura de un individuo: rescatar el potencial creador que posee cada ser y orientarlo en la busqueda y concreación de elementos plásticos que sirvan (sean útiles) a sus necesidades de expresión y manifestación. De más está decir que , a través de dichas actividades, no se pretende lograr o descubrir «artistas», sino por el contrario, mantener el caudal creativo que en principio poseen todos los individuos, pero que desgraciadamente padres, maestros, la sociedad, se encargan de destruir los únicos valores que hacen que un ser sea individuo y no hombre masa: el poder creador (que desarrollado a través de las actividades plásticas hace eco en los demás aspectos de la personalidad, pues no olvidemos que ésta es un todo integrado, estructurado, en la cual cada una de sus partes funciona en virtud de las otras).

ANA PASARIN, «La Voz de Galicia»

4-8-1977

 

La actividad creadora en el Arte Infantil.

Ana Pasarin 1979

Estamos inmersos en un mundo donde parecería que sólo vivimos como piezas de un engranaje gigantesco sólido, hermético, en el cual no tienen cabida los sentimientos, las emociones, en fin, todo aquello que habita en el mundo interior de cada ser humano. ¿Las cosas entonces deben ser así, nos han sido impuestas, nosotros las aceptamos sin discriminar? ¿O es que nosotros fuimos elaborándonos como futuras piezas de dicho engranaje? Si es así, me refiero a esto último, somos culpables, pero en tanto tomamos conciencia de ello, ya estamos en el umbral de la salida hacia la libertad, hacia la libertad de nuestro ser; como individuos actuantes y pensantes… de ahí en adelante, ya nada nos será impuesto, todo será «adquirido», elegido por nosotros mismos.

Pero siendo conscientes de esta importancia y de esta necesidad, no podemos dejar de ayudar a nuestros niños a transitar por el camino de la libertad, que es el único válido a recorrer.

Y ahora si, estamos ante una tremenda responsabilidad : saber guiar sin cohartar, saber estimular sin imponer, saber orientar en la búsqueda y hacia la comunicación de todo aquello que bulle en el maravilloso mundo de los niños. Hablamos de una tremenda responsabilidad por varios motivos: ante todo, porque el mundo interior de un niño es algo aún puro, libre de convencionalismos vacíos y torpes, porque no debemos interrumpir ese mundo fantástico, y porque falta aún concienciar a maestros y padres de la importancia y trascendencia que implican los primeros pasos de un niño en un mundo de libre expresión.

Debemos comprender que ese camino de libre expresión en las actividades plásticas no acaba allí, sino que es la apertura hacia la manifestación libre de todos los aspectos de la personalidad. No olvidemos nunca que el individuo es un ser integral en quien lo físico y lo psíquico se interrelacionan en perfecta estructura. Por lo tanto una incidencia en un aspecto de la personalidad influirá inmediatamente en su totalidad.

Exploraremos entonces cómo debemos guiar a los niños en el descubrimiento y manipulación de materiales de expresión plástica, mediante una actividad creadora y con ello lograremos lo más importante en la vida de éste individuo, la capacidad de discernir y luchar por objetivos válidos, la capacidad de elegir, de pensar, de sentirse seguro de sus propias fuerzas. ¡Qué difícil es orientar en este camino, y qué fácil es interferir malogrando esa necesidad de expresión!

Ante todo, importa a padres y maestros dispuestos a estimular la capacidad creadora de sus niños, conocer y comprender las necesidades de esos niños, para ayudarlos a sensibilizarse ante todas las experiencias que viven, para hacerles sentir confianza en ellos mismos, para que puedan actuar libremente. Si no olvidáramos jamás que la capacidad de creación es un instinto que aparece desde nuestro nacimiento, que es un impulso básico del ser humano, no caeríamos en la horrenda aberración de tener a los niños ocupados que demuestran claramente la falta de confianza en sus propias capacidades de creación, a lo cual han llegado gracias a las inhibiciones provocadas por determinadas reglas o normas equívocas ofrecidas por los adultos ya encasillados y resignados a ser una parte más del engranaje.

Ana Martinez Pasarín.
(Arte Galicia, marzo 1979)

Consejos a un pintor.

Castro Couso 2003.

Pintor, estás pintando. pero estás perdido. ¿Hacia donde vas? ¿Cuál es tu camino? Te haces mil preguntas, deja a un lado todas esas indagaciones que no te llevan a nada. Detente. Deten la mente pero sigue pintando.

¿Te has dado cuenta que sabes pintar porque lo has aprendido y ahora viene lo difícil: ¿Te has dado cuenta que ahora vienen las preguntas mas difíciles de tu existencia de artista? Porque la técnica no es mas que un paso para estar en el punto de partida. ahora con esa herramienta debes ir hacia adelante. Pero … ¿Qué significa eso? ¿Dónde es adelante? Pintor, tu pregunta son mil preguntas pero ¿Tienen respuesta? Eso solo lo podras descubrir tú. La mas elemental es ¿Qué pinto? Cuando lo hayas decidido te preguntaras: ¿Cómo pinto? Solo te digo: ya lo sabrás. El camino esta ahí, entre esa maraña de confuisiones. Aparta un poco las matas para orientarte. Sabes como trabajar la forma, sabes como dominar el color, pero te has detenido a pensar y a dudar. Eso está bien pero sigue pintando. Ahí esta la solución. Pinta, pinta y pinta. Pero ¿Qué es el cuadro? Te preguntas otras veces. Entonces te respondo: el cuadro eres tu. No, no te mires al espejo, no está ahí la respuesta. Está en el rectangulo que tienes delante. Sigue, la solución está ahí, está en seguir. Seguir y encontrarse perdido y en hallarse o no. Entonces sufres. ¡Como envidias a esas señoras aburridas que encuentran placer en copiar cuadros ajenos y son felices porque creen que son pintoras! ¿Te has dado cuenta entonces por qué esas señoras no sufren, porque no se han dado cuenta que estan flotando en una burbuja de vacio y tu estas en la tierra sufriendo porque eres un pintor que quiere encontrarse en su obra y, ¿Cómo es eso? Quieres ser un creador pero tienes miedo, tienes miedo de equivocarte ¿Qué es eso? Podría ser que en esa equivocación, supuesta, esté el acierto. Por eso debes seguir hacia donde te lleve el camino. ¿No sabes hacia donde te llevará? Y qué importa. Pero aún así estaras andando. Y eso es lo importante, no olvides que el cuadro manda. Pues desde que lo has comenzado el cuadro te llevará hacia las regiones donde él se mostrará como espejo de ti mismo. Nunca abandones el cuadro que has comenzado. Cuando sientas esa necesidad déjalo un tiempo y vuelve luego a él cuando hayas trabajado en otros cuadros pues esos momentos no son mas que una transición para encontrarte nuevamente. Si cometes errores, (desde tu punto de vista) no te preocupes, asi es como se aprende, pero no olvides que tu estilo puede partir simplemente de tus errores. Por lo menos ellos son los que pueden ser los causantes de la diferencia entre tu estilo y el de los demás.

Para una mejor comprension veámoslo asi: Cuando uno estudia pintura todo va bien, salvo un modo inadecuado de mover el pincel que el maestro por razones x no te corrige, o cualquier otro problema. Con el tiempo ese defecto, error o descuido, sera lo que distinga tus obras de las de los demás artistas y no olvidemos que al fin y al cabo todo ello forma parte de la personalidad pictórica. Pintor, pinta con libertad y soltura, pues no es con la imitación fotográfica como logramos la calidad artística de la obra sino cuando conseguimos «estar» en la obra, pues ella se compone de elementos que la camara jamás podrá captar.